GENERO

REVISTA CARAS: Una tapa sobre la princesa Amalia de Holanda sin perspectiva de género.

El día de ayer, la revista Caras salió a la calle con una tapa sobre la princesa Amalia de Holanda, que aunque, según palabras de la propia directora de la publicación, pretendía contar una historia de superación, generó una polémica enorme en torno al mensaje gordofóbico subyacente que esconde.

En la tapa se pueden leer frases como: “Luce con orgullo su look plus size” “Víctima del bullying, enfrenta las críticas con fortaleza» y hasta el mal chiste: «Una princesa que vive su adolescencia sin tabúes y defiende su figura de “mujer real”. Claramente quien la tituló no está formado en el periodismo con perspectiva de género.

Para comenzar el «look plus size» no existe. El «plus size» es un talle, y desde el activismo gordo se deja en claro, continuamente, que las personas no nos definimos por el talle que usamos, porque una persona no es un talle. Luego cuando destaca que «enfrenta las críticas con fortaleza», da por sentado que se la crítica por no ser flaca, por no hacer nada para cambiar el cuerpo que habita, por aceptarse como es.

Sin lugar a dudas, este tipo de mensaje son los que refuerzan el estereotipo de mujer delgada, el que debemos aspirar a ser para ser aceptadas, el que tanto oprime a las mujeres.

No obstante luego de la gran polémica generada, la revista decidió lanzar un comunicado que lejos estuvo de aquietar las aguas. Dijeron que «no pudieron evitar la polémica», cuando en realidad, si a esta misma nota la hubiera realizado y titulado un profesional formado en perspectiva de género habrían evitado el error de etiquetar a una mujer por el talle de ropa que usa.

Además agregan que «Leer todo el texto ayudará a un debate constructivo», mandándonos así a comprar la revista para leer la nota, una nota que según aseguran será de superación personal. Pero ¿cuándo será el día que las notas que se le hacen a las mujeres no sean sobre su cuerpo, ya sea para contar como aceptaron su peso corporal o para enseñar sus secretos de belleza?. Claramente, una vez más, se usa la apariencia de una mujer para vender revistas, porque estas empresas editoriales bien saben cual es el impacto que generan con la sola portada.

Es por esto que se necesita de manera de urgente que los medios incluyan especialistas en perspectiva de género para no seguir contribuyendo a difundir esta clase de mensajes que generan bullying entre los más jóvenes.

A %d blogueros les gusta esto: