Informe REDES SOCIALES

«Send Nudes», el negocio sexual virtual que crece en cuarentena

El confinamiento al que nos hemos visto sometidos desde que se desato la pandemia de coronavirus COVID19 nos ha obligado a reconfigurar toda muestra vida. Desde el teletrabajo hasta las clases remotas, pasando por el auge del comercio electrónico, y los artistas creando contenido y transmitiendo en vivo desde sus casas, todos están encontrando la manera de trabajar gracias a las distintas posibilidades que ofrece internet. Y el trabajo sexual no es la excepción.

Desde hace un par de años ya, existe un negocio en internet que se trata de la venta de packs de fotos y vídeos desnudos a través de distintas plataformas que se dedican a la intermediación entre comprador y vendedor de este material fílmico , y que cuentan con la gran ventaja de cuidar la privacidad de quienes comercializan sus fotos, sin embargo al cobrar una comisión por cada transacción, muchos trabajadores sexuales virtuales que se están iniciando en el negocio, utilizan las redes sociales para vender su propio material, en particular twitter e instagram. Para ello suben fotos con imágenes sensuales (recordemos que en las redes sociales no se puede subir desnudos) ofertando «packs de nudes». Los interesados en consumir estas imágenes pornográficas a la carta se contactan por mensaje privado, y mediante un pago previo a través de algún sistema como paypal o billeteras virtuales (mercado pago en nuestro país) reciben el paquete de fotos y vídeos por el que han pagado.

Todo un mercado aparte ofrece la venta de fotos de pies. No olvidemos que el fetiche por esta parte del cuerpo es uno de los más comunes y hasta existen categorías en portales de pornografía donde se pueden ver vídeos sexuales cuyos protagonistas son los pies. Las redes sociales no se mantienen al margen de este fetiche, en ellas se puede encontrar muchísima más oferta de fotos de pies que de desnudos. Y la manera de comercializar estas fotos es exactamente igual.

Los precios son en dolares. Las mujeres venden las fotos de sus senos entre USD15 y USD20, las de sus órganos sexuales entre 50 y 80 dólares. Los hombres, en cambio, cotizan mucho más bajo que las mujeres, las fotos de su torso cuestan entre USD10 y USD20, mientras que las de sus órganos sexuales cotizan entre 30 y 50 dólares. Las fotos de pies, tanto masculinos como femeninos cotizan entre USD5 y USD10.

Pero en la mayoría de los casos el negocio no termina acá. Muchos de aquellos que venden sus nudes terminan «sextiando» (intercambiando mensajes sexuales por chat) con los compradores de sus fotos, también previo pago correspondiente por este servicio. A veces el «sexting» evoluciona en sexo virtual cuando ya se realizan videollamadas para mantener relaciones sexuales virtuales, y no a través de fotos y chats.

Sin embargo como todo negocio sexual tiene su riesgo. Es muy común escuchar historias donde un cliente termina extorsionando al trabajador sexual virtual que le vendió las nudes, pidiendole dinero o una cita real a cambio de no subir el material a plataformas de porno amateur o distribuirlas entre sus familiares y amigos. Sin embargo no hay que olvidar que la «pornoextorsión» pertenece al grupo de «ciberdelitos» y que si sos víctima de este delito tenés que hacer la denuncia correspondiente.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa el periodismo independiente. Colaborá con nosotros para que podamos brindarte información seria y confiable.

A %d blogueros les gusta esto: